jamon directo guijuelo

Cómo conservar el jamón ibérico

La conservación es un factor a tener muy cuenta cuando se compra un producto de calidad como es el Jamón Ibérico de Bellota de Guijuelo.

Cómo conservar el jamón ibérico

Cómo conservar el jamón ibérico

La duración y el sabor están íntimamente ligados al mantenimiento del jamón ibérico y más cuando se trata de un Jamón Ibérico de Bellota como el de Guijuelo. Por ello, es necesario que tengas presentes unas recomendaciones para que el producto esté siempre perfecto para ser consumido sin que pierda un ápice de calidad.

Importancia de la temperatura

La clave para conservar jamones ibéricos es que estén en un ambiente fresco y seco, apartado de olores y sustancias fuertes. Además, es importante que estén colgados o puestos en un jamonero para favorecer su conservación.

Una vez abierto, se debe colocar una loncha gruesa del tocino del propio jamón sobre la zona de corte para que cuando quieras volver a cortarlo esté en su punto y no se reseque.

Para un mejor mantenimiento del jamón ibérico de Guijuelo también es recomendable cortar solo lo que vas a consumir en el momento. Si sobrara algo, debes envolverlo en papel film transparente para impedir el contacto con el aire.

Problemas de una mala conservación

Un mal mantenimiento de un Jamón Ibérico de Bellota o una Paleta ibérica de Bellota, puede producir que el producto se eche a perder. Es una pena que hagas una inversión en un bien alimenticio de primera calidad y luego no cuente con las condiciones óptimas por una conservación inadecuada.

El exceso de calor puede provocar que el jamón se quede seco antes de lo deseable, mientras que un exceso de frío hace que el producto pierda sabor, de ahí la importancia de la temperatura en la conservación.

En Guijuelo Directo los jamones  se envían envasados al vacío para preservar su frescura. Sin embargo, el jamón troceado o loncheado se envía en sobres que pueden conservarse en la nevera y sacarlos unos minutos antes de su consumo. Por otro lado, para la conservación del hueso del jamón, cortado en rodajas, si no lo vas a utilizar en los próximos días a su compra, conviene que lo mantengas en el congelador.

Por tanto, recuerda que si compras un buen Jamón Ibérico de Bellota o de recebo, debes seguir estos pequeños consejos de conservación.

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top