jamon directo guijuelo

Verdades sobre el jamón ibérico: ¿qué hay que saber?

El jamón ibérico es uno de los manjares con más adeptos en el mundo. No obstante, debido a un uso indebido del término ibérico, la sociedad considera jamones ibéricos a productos que no lo son al cien por cien. Esta es tan sólo una de las verdades sobre el jamón ibérico que deberíais conocer.

Muchos de los jamones que se compran con la etiqueta de jamón ibérico no son de raza cien por cien ibérica. Se permite hasta un cruce del 50 por ciento de otras razas, como es por ejemplo el cerdo Duroc, para que se pueda considerar jamón ibérico. Pese a considerarse jamón ibérico, no lo será en su totalidad, puesto que tan solo será mitad ibérico y mitad Duroc.

Esta decisión cuenta con detractores puesto que hay quienes descartan que cualquier jamón que no proceda de un cerdo cuyo padre y madre fueran de la raza ibérica sea ibérico. Por el contrario, otros sostienen que el cruce puede llegar a sentir bien a los jamones puesto que ofrecen al consumidor un sabor algo menos contundente del cerdo.

Cerdos ibéricos, los únicos ‘pata negra’

Verdades sobre el jamón ibéricoAquellos cerdos de raza cien por cien ibérica son los considerados ‘de pata negra’. Estos animales cuentan con características que los diferencian del resto, por lo que se podrá distinguir un cerdo ibérico del resto incluso en la charcutería. El cerdo ibérico destaca por una piel oscura, un lomo plano y alargado y tobillos finos, adaptados al medio en el que han vivido. Lo único que tienen negro estos animales la pezuña. La pata, por lo tanto, no lo es.

La mejor parte de este producto es la punta puesto que es melosa, tierna y cuenta con un potente sabor. Pese a que el consumidor prefiere la paleta, la punta es la parte más jugosa a la hora de comerla. En lo que respecta al maridaje, complementar este tipo de jamones con vino tinto es uno de los grandes errores que podéis cometer. Este producto debe ser maridado con champán, cava, fino o con una caña. Todo ello antes que el vino tinto.

El sacrificio del animal es importante

El sacrificio del animal es determinante para el sabor y la consistencia del producto. El estrés que pueda generar en el cerdo el proceso anterior al sacrificio puede empeorar la calidad del producto.

Por lo tanto, los cerdos ibéricos pasan por el matadero una vez terminada la Montanera, que son los meses de octubre a marzo. Durante estos meses, los animales viven en libertad alimentándose de bellotas. Cuando llega la hora del sacrificio, los cerdos están 24 horas de relax hasta que se les duerme con dióxido de carbono antes de terminar con sus vidas.

En Tu Jamón Directo podréis descubrir todos los secretos sobre el jamón ibérico de bellota. No os podéis perder tampoco las recetas y los consejos de salud relacionados con el jamón ibérico que os ofrecemos.

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Top