jamon directo guijuelo

Trucos para conservar el loncheado de jamón ibérico en la playa

Llega la época veraniega y probablemente ya hayáis pisado en más de una ocasión la playa o a la piscina para aprovechar el buen tiempo. ¿Y qué mejor opción que un buen loncheado de jamón ibérico para comer tras un buen chapuzón? En Tu Jamón Directo podrás disfrutar del mejor jamón ibérico de Guijuelo y de otros exquisitos productos ibéricos.

Un rico bocadillo o sándwich de jamón ibérico con tomate y aceite de oliva es un auténtico manjar para disfrutar durante vuestra jornada en la playa, pero, ¿cómo debéis conservar el jamón ibérico para que pueda ser consumido sin perder ninguna de sus propiedades?

¿Cómo hay que conservar el jamón ibérico en verano?

Sigue estos consejos para conservar el jamón ibérico en la playa

Sigue estos consejos para conservar el jamón ibérico en la playa

El jamón ibérico debe ser siempre cuidado de una manera fresca, seca y ventilada. Preservar este producto en invierno es mucho más sencillo que en verano, puesto que es mucho más fácil encontrar un lugar seco que se encuentre con una temperatura entre catorce y dieciocho grados.

El problema llega en verano, ya que es más complicado descubrir un rincón en el que se pueda conservar el producto de una manera óptima. Por lo tanto, tenemos que prescindir de la nevera, tanto en casa como en la playa o la piscina.

Estos lugares fríos no permiten conservar el producto de una manera seca y ventilada y, además, las piezas del jamón ibérico no caben por norma general dentro de ellos. Únicamente aquellos aparatos de toque industrial de grandes dimensiones pueden albergar estos productos. Por lo tanto, una nevera de playa no es una buena idea para conservar el jamón ibérico.

Trucos para disfrutar del jamón ibérico en la playa

En caso de que hayáis optado por ir a la playa, pero queráis disfrutar del jamón ibérico, no os preocupéis, hay más formas para consumir este suculento manjar.

En primer lugar, se recomienda cortar únicamente aquellas lonchas que vayáis a consumir. Si os habéis pasado cortando jamón, es aconsejable cubrir el producto restante con papel de plástico transparente. Así, lograréis preservar el producto del aire. Si no quedara más remedio, se podría meter el jamón ibérico en un frigorífico, aunque es posible que pierda varias de sus propiedades.

Una opción cada vez más frecuente para disfrutar del jamón en cualquier lado es la de cortar y deshuesar la pieza en grandes trozos para envasar posteriormente el producto al vacío. Se aconseja meter las distintas partes en el piso de mayor temperatura de la nevera, cubiertos de forma adecuada.

El último truco para consumir este producto es comprar loncheados de jamón ibérico. Es importante que el alimento continúe lo más protegido posible una vez haya sido abierto, por lo que es recomendable el uso de bolsas termoselladas. En definitiva, un buen loncheado es el complemento ideal para disfrutar del jamón ibérico este verano.

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Top