jamon directo guijuelo

Qué son los linfonódulos o nódulos linfáticos en el jamón ibérico

Es probable que, en alguna ocasión, hayáis encontrado a la hora de cortar vuestro jamón ibérico un tejido de color marrón cerca de la zona de la maza. Se trata de linfonódulos, también conocidos como nódulos linfáticos. Este tipo de ganglios aparecen en todos los jamones, independientemente de la alimentación del cerdo, de la raza o de su edad.

Los linfonódulos se suelen encontrar entre las piezas del redondo y contra y parecen al comenzar el jamón y extraer las primeras lonchas. ¿Por qué? Debido a que estos ganglios se encuentran entre los músculos bíceps femoral y semitendinoso.

No son perjudiciales ni contagiosos para tu pieza de jamón, si bien es cierto que podrían alterar el sabor del producto. Por lo tanto, es recomendable atajar este problema y extraerlo para poder disfrutar del jamón ibérico.

Pasos a seguir con los linfonódulos

En caso de que hayáis encontrado los famosos nódulos linfáticos en vuestro jamón ibérico, es recomendable extraerlos una vez haya empezado a aparecer. La pinza y el cuchillo puntilla os ayudarán a acabar con él. Podréis distinguirlos fácilmente además de por su calor, por su textura, muy similar al de las mollejas.

Se recomienda extraer los nódulos ninfáticos del jamón ibérico puesto que pueden aportar alteraciones en la textura y sabor del jamón. Además, puede llegar a ser bastante molesto a la hora de emplatar, por lo que se aconseja eliminarlo.

¿Qué hacer una vez eliminado el linfonódulo?

Linfonódulos en el jamón.

Linfonódulos en el jamón.

Después de extraer el linfonódulo, podrás disfrutar de la pieza del jamón ibérico sin que esta se vea afectada. Podrás continuar con un corte normal con un buen cuchillo jamonero. No serán necesario el cuchillo puntilla o la pinza para proseguir con el corte.

Además del nódulo linfático, también podréis encontrar otros como el linfonódulo subiliaco, que se encuentra en la grasa de la babilla, o el linfonódulo poplíteo profundo, un nódulo menor. En ambos casos se recomienda también extraerlos con el objetivo de no distorsionar ni los sabores, ni el aroma ni el corte de la pieza del jamón.

Por lo tanto, en caso de que encontréis un tejido de tono marrón en vuestro jamón ibérico no hay de qué preocuparse, pues tan solo son nódulos ninfáticos. No obstante, se recomienda extraerlos para disfrutar de una auténtica experiencia jamonera.

En Tu Jamón Directo podréis encontrar los mejores jamones ibéricos del mercado a vuestra disposición. Además, también tendréis la oportunidad de degustar algunos de los distintos productos ibéricos que ofrecen.

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Top