jamon directo guijuelo

Pollo trufado con jamón ibérico

Pollo y jamón ibérico, qué gran combinación, ¿verdad? Si a todo esto le añadimos además una lata de trufa, nos queda un plato exquisito: el famoso pollo trufado con jamón ibérico. Si os gusta la mezcla entre alimentos salados y dulces, esta receta seguro que os va a encantar.

 

Ingredientes del pollo trufado con jamón ibérico

En primer lugar, para comenzar con esta deliciosa receta, necesitaréis un pollo grande deshuesado. Podréis pedirle al carnicero que os lo deshuese. Aprovechad también la visita al carnicero para pedir 700 gramos de carne picada.

Entre los ingredientes no puede faltar el jamón ibérico de bellota Guijuelo. Una cantidad aproximada de 200 gramos cortados en finas lonchas para poder triturarlo luego con mayor facilidad.

La receta se completa con dos pechugas de pollo, una lata de trufa, dos huevos, un decilitro de brandy, pistachos, piñones, pasas, pimienta y sal. Para la guarnición de la receta, optad por manzanas para elaborar posteriormente un puré, castañas y piñones.

 

Preparación de la receta

Pollo trufado con jamón ibérico de bellota GuijueloA la hora de elaborar este plato, lo primero que tendréis que hacer es poner la carne picada, las pechugas y el jamón ibérico de bellota Guijuelo desde el día anterior con el brandy, los huevos, la trufa fileteada y la pimienta. No tendréis que sazonar el pollo hasta que lo vayáis a utilizar.

Una vez sazonado, que ya estará deshuesado por dentro, tendréis que colocar la carne picada, las tiras de pechuga y el jamón ibérico a lo largo del interior del pollo. Tras completar este paso, deberéis proceder a cerrar el pollo y coserlo. Después tendréis que cocer el pollo durante una hora en un caldo concentrado, aunque también podréis asarlo en el horno.

Para evitar que se rompa la piel, meted el pollo cuando el caldo esté templado y mantened la ebullición a fuego muy suave, siempre cubierto. Se calcula que hay que cocer el pollo una hora por el primer kilo de peso y diez minutos más por cada 250 gramos por encima del kilo.

Tras finalizar este proceso, deberéis prensar el pollo poniendo encima una tabla y unos dos kilos de peso sobre ella. Dejad el pollo enfriando puesto que se corta mejor al día siguiente. Este plato puede tomarse frío, como si se tratara de fiambre, o caliente con una salsa para la carne, cocinadlo a vuestro gusto. Finalmente, la guarnición del plato se presenta con un puré de manzana, piñones y castañas.

El jamón ibérico de bellota es un gran ingrediente para las recetas más elaboradas. Por lo tanto, si lo que quieres es conocer más recetas que se lleven a cabo con este producto, podéis visitar Tu Jamón Directo, donde encontraréis los mejores usos y consejos sobre los productos ibéricos. Allí tendréis la oportunidad de comprar jamón online y aprender nuevas recetas en el ámbito gastronómico.

 

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Top