jamon directo guijuelo

Lazos de paleta ibérica

Deliciosa receta elaborada con uno de los mejores productos de  Tujamondirecto.com


La paleta es la hermana pequeña del jamón ibérico de bellota. Ambos se elaboran a partir de las extremidades del cerdo, pero se trata de productos distintos. Es fundamental tener claras las características de uno y otra, antes de elegir el producto que mejor se adecúe a nuestras necesidades. Las diferencias, para los profanos en el mundo del porcino, quizás son sutiles. Sin embargo, las paletas ibéricas son más livianas y baratas que sus hermanos mayores. Además, también pueden distinguirse por el sabor y por el proceso de curación al que se someten.

Jamón VS paleta ibérica de bellota

Hemos de decir, en primer lugar, que los jamones son las patas traseras del cerdo ibérico. El peso de estos productos curados oscila entre los 6 y los 8,5 kilogramos. Por otro lado, la proporción de grasa y hueso llega, como máximo, al 50 por ciento. Los jamones ibéricos de bellota se caracterizan por su forma estilizada y caña fina. La pezuña, también alargada, posee el característico desgaste producido en el campo. En cuanto a la cobertura de grasa exterior, son suaves al tacto y se hunden fácilmente al ser presionados.

Por su parte, las paletas ibéricas son las patas delanteras de los ejemplares de esta raza porcina. Suelen pesar cuando están curadas entre 4 y 5,5 kilogramos y poseen una mayor proporción de grasa, corteza y hueso que el jamón (llegan a alcanzar el 60 por ciento). Son más estilizadas y menos redondeadas que los jamones. Las lonchas de las paletas son, por tanto, más estrechas que las extraídas de sus hermanos mayores.

Los jamones ibéricos pueden llegar a medir 90 centímetros de longitud, mientras que las paletas raramente sobrepasan los 75 centímetros.

Las diferencias de sabor entre ambos productos son bastante tenues. Es una cuestión de matices. Los expertos coinciden al afirmar que el jamón de bellota es más suave y que la paleta se caracteriza por su contundencia e intensidad.

Obviamente y debido a sus disparidades morfológicas, el tiempo de curación de jamón y paleta ibérica es distinto. En el primer caso son necesarios entre 24 y 36 meses y en el segundo entre 15 y 30.

La paleta ibérica de bellota es un producto delicioso, que puede degustarse en cualquier época del año. En esta ocasión, preparamos unos suculentos lazos con este producto tan preciado.

Ingredientes y elaboración.

En primer lugar, procedemos a precalentar el horno a una temperatura de 180 grados centígrados aproximadamente.

Acto seguido, colocamos la lámina de hojaldre sobre un trozo de papel vegetal y la cortamos en rectángulos de unos 3 centímetros de anchura.

A continuación, untamos el queso y situamos una loncha de paleta ibérica sobre cada rectángulo. Después llega el momento más delicado de la elaboración. Se trata de ir retorciendo las porciones para formar los diferentes lazos.

Una vez realizada la operación anterior, batimos un huevo y ayudados de un pincel “pintamos” todos y cada uno de los lazos. Antes de meter en el horno podemos coronar con semillas de sésamo.

Horneamos durante 10 ó 15 minutos y ¡listo!.

En definitiva, la paleta ibérica, igual que su hermano mayor, es un exquisito manjar, que resulta ideal para elaborar preparaciones en frío y aperitivos. Una extraordinaria alternativa para quedar de diez ante familiares o amigos.

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

1 Enlightened Reply

Trackback  •  Comments RSS

  1. ¡Muy buena receta! Fácil, rápida y lo mejor, con riquísima paleta ibérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top