jamon directo guijuelo

Cómo se hace el chorizo ibérico

En Guijuelo Directo no queremos ocultaros nada a la hora de animaros a comprar nuestros embutidos ibéricos, y por eso hoy os vamos a explicar cómo se elabora un buen chorizo ibérico.

Elaboración chorizo ibérico

La elaboración de nuestro chorizo ibérico es tradicional con las últimas tecnologías

Siendo muy famoso en nuestro país, el chorizo ibérico es un embutido de larga tradición y que puede combinarse con multitud de alimentos. Así, podemos comerlo desde con los alimentos más sencillos, como con pan, hasta con los platos más contundentes y elaborados de la cocina castellana. Además, no es tan difícil como parece hacer chorizo ibérico, y en las matanzas se sigue elaborando de forma artesanal.

Proceso de elaboración del chorizo ibérico

Al igual que para hacer salchichón o lomo ibérico, para hacer chorizo ibérico usamos carne magra de cerdo ibérico, así como la grasa del cerdo cuidadosamente seleccionada, sal y pimentón para darle el sabor especial que posee este embutido.

La carne, junto con la grasa, se pica con antelación por separado y después se mezclan y se condimentan. Además, depende de cómo queramos que sea el resultado final añadiremos más pimentón dulce o más pimentón picante, eso va al gusto. En Guijuelo Directo nos gusta hacer el chorizo ibérico poco condimentado, para que podáis disfrutar por entero del sabor de la carne de cerdo ibérico de bellota.

Una vez hemos condimentada la carne, podemos hacer la “prueba de cerdo”, un plato muy típico en algunas provincias y que es muy rico para el paladar. Consiste en escoger parte de esa carne reservada para hacer chorizo ibérico, freírla y comerla, comprobando así si el punto de sal y pimentón es el que queremos. En muchos casos, se reserva tanta carne para prueba como para la elaboración del chorizo ibérico.

Una vez elaborado el chorizo ibérico

Si el nivel de condimentación es el que buscamos, pasamos a introducir la carne en las tripas del cerdo. Lo normal es que se usen tripas industriales de material apto para consumo, aunque como siempre os decimos, en Guijuelo Directo los procesos de elaboración son lo más naturales posibles, por lo que no utilizamos estos ingredientes artificiales.

Una vez hecho esto, los chorizos ibéricos se orean en una sala con poca humedad durante unos días y después se  conservan en  bodega entre 3 y 5 meses. En Guijuelo Directo los dejamos mínimo 4 meses en secaderos naturales de Guijuelo, conservándose frescos, secos, y en ausencia de luz o insectos que puedan estropear nuestras piezas.

Con esta conservación es como conseguimos el cénit del éxito en elaborar su gran y potente sabor. Recordad que en Guijuelo Directo os lo enviamos completamente envasado para que no pierda su sabor y su calidad, así que recomendamos sacarlo de la bolsa para que se airee unos 10 minutos antes de consumirlo.

Ya sabéis cómo elaboramos nuestros deliciosos chorizos ibéricos, así que no dudéis en entrar en nuestra tienda online y comprar chorizo ibérico para comenzar a disfrutar cuanto antes de su tradicional sabor.

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Top