jamon directo guijuelo

El embutido se saborea en cualquier momento

Los productos que ofrece Tu Jamón Directo pueden ser conservados en el congelador. Allí estarán prestos para ser saboreados en el momento que se desee con todas sus cualidades.


En uno de los diálogos de la Verbena de la Paloma, don Sebastián, tras escuchar a don Hilarión, le responde con esa cita que se ha incorporado a nuestro acervo cultural: “hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”. Cuando Ricardo de la Vega, allá por el año 94 del siglo XIX escribió este libreto ni de lejos podía imaginar cuánta razón tenía. Es cierto que entonces se estaban produciendo cambios científicos y tecnológicos que alteraban los usos y costumbres pero apenas nada si lo comparamos con la metamorfosis que cualquiera de nosotros ha podido contemplar a lo largo de los años que llevamos vivos. Cambios  en lo grande pero también en lo aparentemente más pequeño. Por ejemplo en la forma de producir, adquirir y conservar los alimentos. De ello somos conscientes en Tu Jamón Directo ya que un caso particular tiene que ver con los embutidos, esa serie de productos indispensables en nuestra gastronomía y de los que, en muchos casos, aún desconocemos que pueden ser congelados para que mantengan sus cualidades durante más tiempo.

Esta posibilidad nos puede permitir enfocar las compras de otra manera porque ya no es necesario pensar en compras pequeñas para ser consumidas en pocos días, algo que, en estos tiempos en los que andamos atrapados por la vorágine de las diversas conciliaciones, nos puede servir de gran ayuda. Tu jamón directo, en este sentido, también asume la realidad y se compromete por medio de la tienda online a que la compra elegida llegue directamente al hogar del consumidor en un plazo inferior a las 24 horas.

Pero estábamos en el proceso de congelación. El embutido se puede conservar al fresco pero de esta manera continua el proceso de curación y el embutido se irá secando. El proceso de congelado permite mantener el producto fresco e ir dando salida al producto en función de las necesidades del momento. Para que la congelación cumpla su propósito de mantener en perfecto estado el producto es necesario que esté catalogado como de tres o cuatro estrellas (congeladores que alcanzan respectivamente los 18 o 24 grados bajo cero). Permítannos un par de consejos: en primer lugar, la mejor forma de realizar este proceso es envasando al vacío el producto a congelar; en segundo, el embutido debe estar bien curado para que el durante el proceso de congelación mantenga todas sus características.

Las ciencias avanzan que es una barbaridad, sí; pero el embutido se puede conservar para, por más que avance el tiempo, poder disfrutarlo en cualquier momento. Sáquelo del congelador, déjelo que despacito adquiera la temperatura ideal para saborearlo y disfrute.

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

1 Enlightened Reply

Trackback  •  Comments RSS

  1. Serafin dice:

    A mi nunca me falta en ninguna excursión o viaje una bandeja de embutido para arreglar un buen almuerzo o una merienda, éxito garantizado!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top