jamon directo guijuelo

Diferencias entre el lomo y lomito ibérico

Los diminutivos nos sirven para indicar un tamaño menor a la palabra original, pero también para diferenciar dos productos que, siendo distintos, se parece. Ocurre así con el ‘lomo’ y el ‘lomito’. 

Lomo de bellota ibérico de Tu Jamón Directo

De pequeños aprendimos que existían una serie de modificadores que se añadían a las palabras para variar, veces poco, a veces mucho, el significado de estas. A un grupo de estos modificadores lo formaban les llamábamos diminutivos. Lo de ‘diminutivo’ tenía que ver con que su uso principal era para indicar el pequeño tamaño del objeto indicado por la palabra original. Así, un ‘perro’ era un perro y un ‘perrito’, un perro pequeño. Con el uso, estas mismas partículas nos sirvieron para indicar una relación afectiva. El ‘perrito’ ya no era necesariamente pequeño, podría darse que nos estuviésemos refiriendo con cariño a nuestro mastín.

Pero también ocurrió que se empezaron a utilizar diminutivos para identificar objetos similares a otros más grandes, aunque no fueran exactamente la misma cosa, aunque el tamaño no fuera la única diferencia. 

Así, en Tu Jamón Directo podemos encontrar ‘lomos’ y ‘lomitos’, dos productos con mucho en común además de su excelencia, pero sustancialmente diferentes. El lomo de bellota ibérico es el paradigma de lo sublime. Posee la justa cantidad de grasa infiltrada en la masa muscular que a su excelso sabor le aporta un tacto jugoso hasta el punto de hacer sentir como se derrite en la boca. El lomo de Tu Jamón Directo se embucha en una sola pieza y se mantiene al menos seis meses en secadero buscando el punto óptimo de curación.

El lomito ibérico de bellota es, claro, más pequeño, su peso oscila entre los doscientos y los trescientos gramos. Pero la diferencia básica es la pieza de la que se extrae el producto, en este caso, el del lomito, su carne se obtiene de la presa ibérica, un músculo que ofrece un producto jugoso y que se haya entre los omoplatos del cerdo ibérico. Para su elaboración es necesaria la condimentación con diversas especias, lo que le provoca su color rojizo.

Así que ya saben, lomo y lomito son productos diferentes pero que apetecen por igual. Ya que, también por igual, aglutinan en sí el conocimiento del estilo tradicional de Guijuelo.

    

Más artículos populares sobre este tema

Deja un comentario

Top