jamon directo guijuelo

Consejos para mantener el jamón ibérico

 

No hay duda de que a todas, o a la gran mayoría de personas, nos gusta disfrutar  del auténtico sabor y el aroma de una buena pieza de jamón ibérico en nuestras casas. Sin embargo, no todos sabemos cuáles deben ser sus cuidados y mantenimiento para que sus cualidades se mantengan intactas, después de empezada la pieza. Por ello, en Tu Jamón Directo, os proporcionamos una serie de trucos y consejos prácticos para que esta tarea resulte sencilla y accesible.

La conservación del jamón ibérico

Cortando jamn ibricoLa correcta conservación del jamón ibérico resulta básica y esencial para poder sacar el mayor partido a la pieza. Si no se realiza un correcto tratamiento, el jamón se seca y pierde sus cualidades. Una vez empezado, pierde su capa protectora y comienza a desarrollar todo su color, aroma y sabor. Tras este período, comienza el proceso de oxidación.

Si nos centramos en este período, hay que tener en cuenta que viene dado por tres factores principales: el contacto de la pieza de jamón ibérico con la atmósfera, el calor y su exposición a la luz solar. El envasado al vacío protege al jamón del primero de estos conceptos, aunque tampoco hay que dejar de lado los otros dos restantes para conseguir alcanzar una conservación más duradera.

Consejos para evitar el secado y la oxidación del jamón entero

La conservación del jamón ibérico, a pesar de que pueda parecer lo contrario, no es una tarea muy complicada. Únicamente debes guardarlo en una despensa seca, fresca, oscura, evitando que la luz penetre en su interior, y alejado de olores intensos, como por ejemplo el detergente. Vigila que la pieza no se vea sometida a temperaturas extremas, como por ejemplo, el calor producido por el motor de un frigorífico que se encuentre próximo a su ubicación. La temperatura ideal de conservación en tu casa se sitúa entre los 18 y los 22 grados centígrados.

Una vez abierto el jamón ibérico con la pezuña hacia abajo y tras cortar una serie de lonchas, debes conservar al menos dos tiras largas de tocino del propio jamón para colocarlas sobre el corte y evitar que se seque cuando no se esté consumiendo. Con este truco conseguirás mantener su propio recubrimiento, evitando cualquier alteración del sabor. Tras realizar esta acción, cubre la pata con un paño para que no se deshidrate y para evitar que se ceben con ella los insectos que pueda haber en el lugar. Para ello cuando adquieres una pieza entera en nuestra tienda on-line, ya te enviamos gratuitamente un mantel, denominado cubrejamón.

Como consejo, antes de proceder a cubrir el jamón con las lonchas de tocino, es muy aconsejable que frotes las mismas por la capa de jamón que se encuentra al descubierto, para frenar la oxidación y el secado.

No olvides que saber cortar bien el jamón es todo un arte. Para ello, deberás disponer de los instrumentos adecuados, siendo conocedor de que el cuchillo jamonero es la herramienta principal para realizar un buen trabajo de corte, pero previamente hay que limpiarlo y prepararlo con el cuchillo pequeño.

Por último, si optas por comprar el jamón ibérico loncheado y envasado, Tu Jamón Directo pone a tu disposición el servicio de corte en pequeñas raciones y envasado al vacío en el momento, con el objetivo de que aproveches al máximo cualquier pieza de jamón. Además también te envían el hueso cortado en rodajas para hacer sabrosos caldos, y los extremos de la pieza que no se pueden lonchear cortados en taquitos pequeños y envasados al vacío, para hacer revueltos, o para añadir  a otros guisos, incrementando su sabor y mejorando su presentación. De esta forma, evitarás el proceso de oxidación y conservarás todas sus características. Con este servicio, podrás disfrutar del sabor y el aroma del jamón ibérico como si estuviese recién cortado y ocupará menos espacio que una pieza entera.

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Top