jamon directo guijuelo

Qué características tiene un jamón ibérico curado en Guijuelo

El jamón ibérico es uno de los grandes placeres culinarios de nuestro país y aunque todos ellos provienen de los cerdos ibéricos, no todos los jamones ibéricos tienen las mismas características.

Calidad de un jamón ibérico de Guijuelo

El entorno de Guijuelo es idóneo para la curación de jamones ibéricos

Para saber la calidad de un jamón ibérico debemos atender a algunas señas que nos pueden orientar, como es la Denominación de Origen o la región en la que esté curado un jamón. De entre todas las denominaciones cabe destacar la Denominación de Origen Guijuelo, pero, ¿qué es lo que hace a un jamón de Guijuelo tan especial?

Elaboración de embutidos ibéricos de Guijuelo

En primer lugar, hay que diferenciar que existen jamones ibéricos de bellota de Guijuelo y jamones con Denominación de Origen Guijuelo, cuyo punto en común es que estas piezas están curadas en la misma región. Incluso dentro de los primeros, existirían a su vez dos tipos: jamones ibéricos de recebo y jamones ibéricos Gran Reserva, que varían en función del porcentaje de bellotas en la alimentación del cerdo.

El proceso de curación de todos estos jamones se realiza en el municipio de Guijuelo (Salamanca) y sus alrededores. El microclima de la zona la convierte en una región especialmente buena para la maduración de embutidos ibéricos ya que por la temperatura deben tener, al menos, doce meses de curación. En concreto, los jamones ibéricos producidos por Guijuelo Directo cuentan con una curación superior a 24 meses.

Sin embargo, aunque la producción se lleve a cabo principalmente en la provincia de Salamanca, los cerdos ibéricos provienen de diversas zonas de España.

Apreciaciones visuales del jamón con D. O. de Guijuelo

Una vez diferenciado qué hace especial a un jamón de Guijuelo en lo que a la fabricación se refiere, ¿cómo podemos distinguir a simple vista si es un jamón con D. O. Guijuelo?

En primer lugar, hay que fijarse en la pezuña, de color negro, y la forma del jamón, alargada. De su aspecto exterior llama la atención su coloración blanca o con tonos azules o verdes grisáceos.

Una vez que comenzamos a cortar el jamón, también hay algunos detalles en las lonchas que pueden indicar que se trata de un jamón ibérico de Guijuelo, como por ejemplo las vetas de grasilla que se intercalan en la carne. También resalta su tocino, que brilla y es dorado.

Por último, también es importante resaltar el aroma delicado e inigualable del jamón de Guijuelo y el sabor adulzado del producto, que lo convierte en único y de una calidad excelente. 

Más artículos populares sobre este tema

Tags:

1 Enlightened Reply

Trackback  •  Comments RSS

  1. Siendo Salmantino, he de decir que el jamón de Guijuelo… es de los mejores que he probado.

Deja un comentario

Top